Mi Pequeña Gran Ayuda

El fin de semana pasado fue su primera escapada con los abuelos, y nosotros no hemos podido echarla más de menos.

La mejor hermana mayor

Hermanos sentados

Desde el primer momento que supo que iba a ser hermana mayor se sintió orgullosa. Un hermano para ella, quien cuidar, con quien jugar y a quien proteger.  Muchos dicen que los niños se llevan un chasco cuando ven a sus hermanitos tan bebes, y que se sienten engañados puesto que no pueden hacer nada de lo que les habían prometido. Catalina se sintió importante. Ahora tenía una responsabilidad.

Durante el embarazo nunca le dije que iba a tener un bebe, siempre le dije que ella iba a tener un hermano, era como si yo no pintase nada en todo este asunto, yo era mera portadora de un regalo para ella. Y sin ninguna duda, así ha sido.

Hermanos con mascaras

La mayor parte del tiempo estamos mano a mano los tres y nunca a excepción de los días del hospital, nos habíamos separado. Cuando mis padres nos comentaron la posibilidad de que les acompañase a la playa se pudo tan nerviosa que estuvo toda la semana contando casi las horas para su nueva aventura.

Mientras ella jugaba a saltar las olas y corría por la arena, Óliver y yo hacíamos puzzles y jugábamos a la pelota. ¿Quién me iba a decir a mi que me hiciera tanta falta?

Hermanos lectura_

Cuando ella está, Óliver se olvida del mundo, la sigue, la imita, la provoca… Pero a su lado no se aburre ni un segundo. Ella feliz de tener alguien a quien enseñar, él loco por aprender. Ella encantada de poder mandar, él no duda en ir corriendo a obedecer.

Hermanos lectura y flor

Hasta que no ha estado fuera unos días no me he dado cuenta de todo lo que hace por mí, por nosotros. Cuando ella está yo puedo preparar la cena sin prisas, puedo atender una llamada e incluso darme una ducha tranquila (con ellos en el baño jugando juntos por supuesto, pero puedo)

Hermanos bailando

Cuando ella no ha estado, Óliver estaba deshubicado. Se convirtió en mi sombra y si por un segundo me alejaba dos pasos venía corriendo, me agarraba la mano y me decía “Venga Mamá”, “mamá ven”. Estas han sido las dos frases más repetidas de sábado a lunes. Yo por supuesto babeo y voy con él a dónde me lleve.

Hermanos bailando admiracion

Sólo hay que ver cómo la mira. Su compañera de bailes, su contadora de historias. Mi pequeña gran ayuda.

¿Qué tendrán los hermanos mayores? ¿Cómo es la relación entre tus hijos? ¿Recuerdas cuando tú eras pequeña? Yo soy la pequeña de tres y tú, ¿tienes hermanas mayores?

(Visited 1.473 times)

13 Comments

  1. Alicia Mayo 25, 2016

    Qué post más bonito Mileva! Espero que mis hijos se quieran igual o más si cabe. Le hablaré a Gabriela de su hermanito en lugar del bebé…. Ganas de verte! Un beso grande.

    Responder
    • Mileva Mayo 29, 2016

      Ya verás Alicia, el amor y la admiración entre hermanos maravilloso, pero los padres jugamos un papel muy importante para transmitírselo y no potenciar la rivalidad. 😉

      Responder
  2. Nina Designs Mayo 25, 2016

    Leer tu post me ha hecho sentir muy identificada.
    Daniela también es la perfecta hermana mayor, siempre me ayudó desde que Alejandro era pequeño.
    Le cuida, le mima, y también le riñe jeje
    Qué distinto sería si tuviese solo un peque, la verdad es que no me lo imagino.
    Me encanta verles juntos, eso no tiene precio.
    Tus niños son preciosos, y es lo que dices, esas miradas que se echan lo dicen todo.

    Responder
    • Mileva Mayo 29, 2016

      Son la mejor ayuda que podemos tener Gabriela. Yo se lo digo muchas veces. Eso le hace sentir importante.
      Como bien dices, las miradas son increíbles. 😉

      Responder
  3. Catmame Mayo 25, 2016

    Que bonito. Me parece que cada día tuyo se llena de anécdotas. Eres muy afortunada de apreciar lo que vale cada momento que vives. A veces vamos tan deprisa atendiendo a las urgencias que nos surgen que no disfrutamos de las cosas realmente importantes. Enhorabuena ????

    Responder
    • Mileva Mayo 29, 2016

      Muchas Gracias
      Seguro que tú tienes un poquito de culpa en esto ;P Gracias!

      Responder
  4. Isabela Mayo 25, 2016

    Totalmente identificada me he sentido al leer tus palabras. Así es porque, además de transmitir lo que tú sientes, transmites lo que ha sentido el hermano estos días sin ella. A mí me pasa lo mismo. Y es en esos momentos cuando realmente caigo en la cuenta de su gran bondad, de su generosidad, de su dulzura para con ellos( yo tengo tres) y de cómo cuando ella está, todo está más en paz. Transmites mucho como madre. Enhorabuena!

    Responder
    • Mileva Mayo 26, 2016

      Caray Isabela me has emocionado. Lo has descrito perfectamente, su gran bondad. Ayer cuando le leía a Catalina lo que había escrito me preguntaba, “y por qué no has puesto que tengo accidentes?” Refiriéndose a cuando le empuja sin querer o se le cae algo. Pobrecita mía, creo que les sometemos a mucha presión como hermanos mayores y todavía son unos cachorritos.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Un Beso

      Mileva

      Responder
  5. Leticia Mayo 26, 2016

    Qué bonito Mileva! LA verdad es que los hermanos mayores son nuestro gran apoyo… Aunque yo a veces tengo la sensación de exigirle demasiado (aunque sea inconscientemente). Hay mucho que aprender! Un abrazo

    Responder
    • Mileva Mayo 29, 2016

      Lo mismo me pasa a mi Leticia, a veces me siento culpable de exigirle demasiado. Pero es tan responsable, que parece mas mayor.
      Tenemos mucho que aprender sí, y también mucho que disfrutar :o)
      Un Abrazo
      Mileva

      Responder
  6. Teresa Mayo 26, 2016

    Ay, nadie te prepara para ver la relación entre hermanos como madre, y para mí es de lo mejor de la maternidad. Mis niñas no saben estar la una sin la otra tampoco. Lo primero que preguntan por la mañana es por su hermana (después de por mamá,jajaja) Y cómo cuida la mayor a la pequeña, es que es una cosa tan bonita…tiene alma de mamá.
    Estábamos pensando en que se fuese la mayor una semana con cada abuelo este verano cuando esté de vacaciones y no lo vamos a hacer porque la peque se va a quedar tan triste y desubicada, que lo vamos a dejar para otro año.

    Es algo precioso ver la relación de tus hijos entre ellos.

    Responder
    • Mileva Mayo 29, 2016

      Ay Teresa, yo me derrito mirandolos. Cómo se cuidan y como se admiran. Cuando se dan un abrazo o un beso de forma espontánea.
      Es una pasada. Pero también te digo, que dedicarles un tiempo en exclusiva no vienen nada mal, para ellos y para nosotras. Yo he disfrutado mucho de los ratitos a solas con Óliver y se que ella se lo ha pasado en grande con los abuelos 😉

      Responder
      • Teresa Mayo 31, 2016

        ¡Sí! Sí que hacemos planes individualmente con cada una, pero de unas horas o un día, por el momento. Y ellas lo disfrutan mucho. Lo que no veo es lo de que sea una semanita, al menos ahora, aunque sé que la mayor disfrutaría mucho allí con los abuelos. Tendremos que empezar por algún finde, para luego pasar a que se quede algunos días más con los abuelos sola sin su hermana ni nosotros.

        La peque por el momento está muy enmadrada y no podemos dejarla más de un finde, y menos sin su hermana, porque lo pasa mal. Sólo la hemos dejado un fin de semana que nos fuimos a una boda, y ahora en un mes, la dejaremos otra vez para lo mismo, espero que no lo pase mal. Su hermana sera un gran apoyo para ella al estar sin nosotros.

        ¡Y que conste que los cuatro abuelos las cuidan de maravilla! Pero por suerte o por desgracia, están muy apegadas a nosotros, la peque especialmente, porque acaba de cumplir dos años solo.

        Con el tiempo todo llega y se irán encantadas sin acordarse de nosotros. jajaja.

        Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *